#QueNadieSeQuedeAtrás

Llamado urgente a la solidaridad internacional

El día 13 de marzo, el estudiante universitario hondureño Eduardo Urbina Ayala fue entregado por la policía nicaragüense en el puesto fronterizo de Peñas Blancas a la Fuerza Pública costarricense, en cumplimiento de una alerta migratoria en su contra emitida por las autoridades de Honduras.

En esa alerta migratoria se le achacan, de manera absolutamente falsa, el haber cometido un supuesto acto de “terrorismo” al supuestamente haber incendiado un vehículo de la Policía Militar el 15 de diciembre de 2017, fechas en las que el pueblo hondureño se encontraba movilizado en las calles para protestar por el descarado fraude cometido en las elecciones de ese país.

Su detención ha provocado una serie de informaciones noticiosas que de manera irresponsable han intentado presentar a Eduardo Urbina como un “peligroso terrorista internacional”. Nada más alejado de la verdad.

Lo que realmente sucedió
Eduardo Urbina es un reconocido dirigente estudiantil en Honduras. Ciertamente durante las manifestaciones posteriores a las cuestionadas elecciones en su país, participó activamente en ellas.

Esta participación provocó que grupos paramilitares vinculados al gobierno hondureño, le amenazaran de muerte. Y en ese país, esas amenazas usualmente llegan a un trágico desenlace, como lo atestiguan los cientos de asesinatos de clarísima inpsiración política, siendo el más simbólico de ellos el de la activista ecologista Berta Cáceres.

Eduardo Urbina, previendo que su vda corría un riesgo inminente, toma la decisión de salir del  país y dirigirse hacia el que en Centroamérica ha sido un tradicional refugio para quienes son perseguidos por razones políticas: Costa Rica. Con la cobertura y protección del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras (COFADEH), sale hacia nuestro país el 10 de diciembre, vía terrestre, ingresando por Peñas Blancas el 11 de diciembre.

El 19 de diciembre, el Juzgado Penal de la Sección Judicial de Tegucigalpa emite una orden de captura en su contra por haber incendiado un camión militar el día 15 de diciembre. Esto es materialmente imposible ya que Eduardo Urbina tenía 4 días de estar en territorio costarricense.

Durante los tres meses que tenía vigencia su visa de turista Eduardo permaneció de manera legal en el país. Al vencerse su visado, y en una muestra de respeto por el país que lo estaba acogiendo haciendo honor a su tradición de respetar el derecho de asilo, salió del país para reingresar y con ello obtener un nuevo visado que le permitiera continuar con sus trámites de solicitud de asilo. Es cuando se dan los lamentables hechos que ya hemos descrito.

Varias organizaciones de protección y asistencia a los refugiados, entre ellas la ACNUR, se han abocado a su caso. Son concientes de que las acusaciones son una patraña que busca tan sólo lograr una deportación que equivaldría a una condena de muerte. De momento, se ha logrado detener el proceso de deportación, pero existen temores fundados de que su caso quiera ser usado con fines políticos por algunos actores en este país. Las declaraciones ligeras y sin estudio que emitió el Ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, de que pediría su inmediata expulsión no sólo van contra derecho, también demuestran ignorancia o mala fe.

En Costa Rica nos estamos miovilizando para lograr salvaguardar la integridad y seguridad de Eduardo Urbina. Pero necesitamos del apoyo internacional. Es por ello que solicitamos valoren, como mínimo, las siguientes acciones:

  1. Redactar petitorias al Gobierno de la República de Costa Rica para que se le conceda el asilo político a Eduardo Urbina Ayala. Las mismas les pedimos las entreguen en las Embajadas de Costa Rica en sus países, las envíen por correo electrónico a:
    Luis Guillermo Solís Rivera
    Presidente
    República de Costa Rica
    [email protected]
    con copia a [email protected]
  2. Divulguen entre personalidades y organizaciones defensoras de los derechos humanos la situación por la que está pasando Eduardo Urbina y que se sumen a la iniciativa de solicitud de conceder el asilo.
  3. Elaborar comunicados de prensa en los que se dé a conocer la situación.
  4. Escribir en las redes sociales de la presidencia de Costa Rica mensajes de solidaridad con el hashtag #Eduardoesinocente. El perfil de Facebook es www.facebook.com/casapresidencial y en Twitter www.twitter.com/presidenciacr.

Esperamos contar con su apoyo inmediato.
San José, 16 de marzo de 2018.

banderaFA

Dirección: Barrio Amón, Esquina entre Avenida 7 y Calle 3A, una cuadra al oeste de la Alianza Francesa, edificio esquinero.

  • Apartado: 11481-10102, San José, Costa Rica
  • Teléfono: +506-2258-5641
  • Correo electrónico: [email protected]

DIPUTADO JOSÉ MARÍA VILLALTA

  • Despacho: Edificio Sión de la Asamblea Legislativa
  • Teléfono: +506-2243-2826