Por qué deberíamos trabajar seis horas en lugar de doce.

En las últimas semanas se ha estado debatiendo la posibilidad de legalizar jornadas laborales de 12 horas en Costa Rica, sin embargo, lo que deberíamos estar debatiendo es disminuir las jornadas a 6 horas.

Las jornadas de 8 horas que nos heredaron

La mayoría de personas tenemos 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 horas de descanso. Durante las horas de ocio las personas hacen ejercicios, estudian, riegan sus plantas, suben historias a Instagram o pierden el tiempo viendo alguna serie de HBO que prometía al principio, pero que tuvo una pésima temporada final. En esas horas también se realizan labores domésticas y de cuidado valiosas, se planean emprendimientos de mercado y se viaja del trabajo a la casa. Al final del día nos queda tiempo de descanso para tomar un té y acostarnos a dormir, ojalá ininterrumpidamente durante 8 saludables horas.

Así han sido las cosas durante los últimos cien años en Costa Rica desde que se aprobó la histórica ley que establecía la Jornada Laboral de 8 horas. En febrero de 1920 luchas obreras protagonizadas por trabajadores de la madera en San José, condujeron al establecimiento parcial de la jornada de ocho horas, lo que provocó que durante el resto del año se generalizaran huelgas, paros laborales y presiones de trabajadores para conquistar la jornada de 8 horas. Carpinteros y ebanistas, apoyados en solidaridad por obreros del Ferrocarril al Pacífico, lucharon hasta alcanzar los derechos que disfrutamos hoy en día. Somos herederas y herederos de aquella valiente generación a la cual pertenecía el escritor Joaquín García Monge, quien en una celebración del 1 de mayo en 1913 dijo:

“Hagamos  lo  posible,  pues,  por  engrandecer  a  Costa  Rica,  a  Centro  América,  que es lo que tenemos a mano; que nuestro  vecino  tenga  casa  confortable,  libro que leer, deleítes artísticos baratos en las horas de descanso […] campos libres que recorrer en los días primaverales…” (Rojas, F. 2019)

En esa frase el escritor desamparadeño se refería a la importancia del descanso para las personas trabajadoras. Joaquín García Monge es reconocido por escribir la primera novela costarricense y escuchen esto: Fue quien le sugirió a Carmen Lyra llamarse así misma Carmen Lyra, como pseudónimo. Él y muchas otras personas de la época, hartas de jornadas de trabajo de 10 o  más horas, imaginaron la Costa Rica que tenemos ahora y lucharon por alcanzarla.

Las jornadas de 12 horas que quieren el presidente y las cámaras empresariales

Un siglo después, durante la pandemia mundial de coronavirus, nuestro país ha vuelto a debatir acerca de una reforma a la ley laboral pero no una más progresista, sino todo lo contrario, esta vez a partir de una propuesta de las élites y el gobierno para permitir jornadas de 12 horas sin pago de horas extra. Estamos presenciando cómo en tiempos de desastres, los poderosos son rápidos para presionar su agenda preexistente a expensas de las personas que han perdido la mayoría. La reforma fue sugerida por la UCCAEP y acogida por el presidente Carlos Alvarado, quien la defendió diciendo que “Hace 100 años las horas eran mayoritariamente de otro orden”. Lo cual es sencillo de decir para alguien que no necesitará tomar un empleo de 12 horas en lo que le resta de vida.

Esta reforma nos dejaría a las personas comunes 4 horas de ocio y 8 horas de descanso. ¿Qué se puede hacer en 4 horas? Alguien con un buen manejo de su tiempo tal vez lograría viajar del trabajo a la casa, preparar algo rápido de cenar y pasear unos minutos al perro. Hay quienes pasarían más de la mitad de esas horas en presas, sin poder disfrutar más que de las redes sociales en el bus. No es suficiente tiempo para nadie.

Además, no todas las personas tienen las mismas responsabilidades en sus hogares, hay quienes deben encargarse de labores domésticas y cuidado de menores. Infelizmente la sociedad costarricense todavía recarga esas tareas en las mujeres, sin dejarles otra opción que hacer dobles o triples jornadas, las cuales no son compatibles con jornadas extendidas de 12 horas. Esta reforma agudizaría las brechas de género ya existentes y generaría más desempleo femenino, debido a que muchas mujeres no lograrían conciliar sus obligaciones laborales con sus obligaciones del hogar.

Se han realizado estudios que señalan otros efectos adversos de las largas jornadas laborales. Entre las reacciones encontradas están mayores niveles de estrés, fatiga, desórdenes de sueño, así como hábitos de fumado o abuso de alcohol, dieta irregular y falta de ejercicio. A largo plazo se ha detectado un incremento en la incidencia de enfermedades cardiovasculares, desórdenes gastrointestinales, reproductivos y enfermedades mentales.

Todos estos elementos disminuyen la satisfacción y motivación, generan mayores índices de ausentismo y rotación de personal. En jornadas de 12 horas y más de cuarenta horas de trabajo semanales se han observado disminución del nivel de atención (lo que conlleva a mayor probabilidad de lesiones), menor función cognitiva y menor ritmo de trabajo. Factores que como un todo disminuyen la productividad por hora.

La misma Organización Internacional del Trabajo se ha posicionado a favor de jornadas decentes, donde no primen los intereses empresariales sobre el derecho al tiempo libre:

“Los trabajadores que habitualmente tienen jornadas de trabajo demasiado largas muestran una reducida productividad por hora debido a una mayor fatiga, y aquellos con largas horas y/o grandes cargas de trabajo muestran disminución de la satisfacción y motivación en el trabajo y mayores índices de ausentismo y de rotación de personal.” (OIT, 2019, p. 7)

En resumen, las jornadas de 12 horas nos dejarían poco tiempo libre, agudizarían desigualdades de género, afectarían nuestra salud física y mental, empeorarían la productividad del país y reducirían la motivación en el trabajo. Todo para que los amigos empresarios del presidente se ahorren el pago de horas extra y puedan lucrar aún más de nuestro trabajo.

Las jornadas de 6 horas por las que deberíamos luchar

¿Te pasa que empiezas tu jornada con mucha energía pero conforme avanza el día como que te distraes? Es muy normal que nuestra productividad disminuya durante el día. Hay estudios que recomiendan reducir la jornada laboral de 8 a 6 horas porque entre menos tiempo utilicemos para realizar alguna actividad, nuestra productividad es mayor. No hace falta trabajar más, hace falta trabajar con más eficiencia.

Suecia ha estado experimentado con jornadas laborales de 6 horas, con trabajadores que tienen la oportunidad de mantener su salario completo pese a la reducción del horario. El resultado ha sido trabajadores más felices y eficientes.

El experimento del gobierno Sueco fue reducir las jornadas de enfermeras y enfermeros en hogares de retiro a 6 horas, recibiendo el mismo salario. Fueron comparadas con enfermeras y enfermeros de otros hogares que hacían turnos normales. Después de dos años, los resultados muestran que quienes trabajaban menos cuidaban mejor de las y los adultos mayores, se sentían más saludables, más alertas, felices y con más calma.

Los beneficios de mantener una jornada laboral más corta se evidencian en el aumento del tiempo de ocio y de compartir con seres queridos, en un aumento de la productividad, reducción de índices de ausentismo y rotación de personal, mejor actitud y mayor motivación en el trabajo.

Las personas trabajadoras necesitamos tiempo libre para realizar nuestro potencial humano y alcanzar un mejor balance entre la vida y el trabajo. Nuestro tiempo no debería estar sólo en función de generar lucro para empleadores, sino para invertir en nuestros seres queridos, desarrollar habilidades y seguir nuestras pasiones.

Por eso, al igual que en el siglo pasado, es responsabilidad de la gente trabajadora organizarse y luchar en contra de las jornadas de 12 horas, y en su lugar exigir jornadas de 6 horas. Sindicalistas, universidades, colectivos feministas, partidos políticos y personas trabajadoras en general debemos unirnos y luchar por más tiempo libre.

Una vez más, como decía Joaquín García, “hagamos  lo  posible,  pues,  por  engrandecer  a  Costa  Rica,  a  Centro  América,  que es lo que tenemos a mano”.

Bibliografía:

  • De la Cruz, V. (12 de Febrero de 2020). La lucha contra la jornada 4-3 es en favor de la familia, del trabajador y de los niños. Recuperado de: https://www.larepublica.net/noticia/la-lucha-contra-la-jornada-4-3-es-en-favor-de-la-familia-del-trabajador-y-de-los-ninos
  • Díaz Zeledón, N. (20 de Julio de 2020). Presidente defendió jornadas laborales de 12 horas ante economistas: ‘Hace 100 años las horas eran mayoritariamente de otro orden’ . Recuperado de: https://semanariouniversidad.com/ultima-hora/presidente-defendio-jornadas-laborales-de-12-horas-ante-economistas-hace-100-anos-las-horas-eran-mayoritariamente-de-otro-orden/
  • Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH): Overtime and Extended Work Shifts: Recent Findings on Illnesses, Injuries, and Health Behaviors (Cincinnati, Ohio, 2004). Recuperado de: https://www.cdc.gov/niosh/docs/2004-143/default.html
  • Organización Internacional del Trabajo. (2019) Guia para establecer una ordenación en el tiempo del trabajo equilibrado.
    Recuperado de https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_716135.pdf
  • Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (2020), Hours worked (indicator). doi: 10.1787/47be1c78-en
  • ¿Qué pasó en Suecia con el experimento de reducir a 6 horas la jornada laboral?. (09 de Febrero del 2017). BBC. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38907571
  • Rojas, F. (2019). LAS HUELGAS DE JULIO DE 1918 POR LA JORNADA LABORAL DE OCHO HORAS. (Artículo Académico ). Universidad de Costa Rica , San José. Recuperado de: https://revistacienciassociales.ucr.ac.cr/html/10-ROJAS/10-ROJAS.html
  • UCCAEP. (s.f.). UCCAEP propone flexibilidad laboral y teletrabajo por cierre en Circunvalación   . Recuperado de https://www.uccaep.or.cr/index.php/noticias/172-uccaep-propone-flexibilidad-laboral-y-teletrabajo-por-cierre-en-circunvalacion.html
  • Brandon Guadamuz Villalobos. Trabajador Social. Militante de la Juventud Frente Amplio. Agente de Cambio FES.

Deja un comentario