BASES PARA UN DIÁLOGO SERIO

Comunicado de la Comisión Política de Frente Amplio

En medio de la actual efervescencia social es innegable que hemos llegado a un punto en el cual el país requiere de consensos mínimos que garanticen la paz social y la democracia político-económica, y que permitan construir una sociedad más equitativa y solidaria. 

El modelo neoliberal ha demostrado con creces ser incapaz de resolver los problemas básicos de la sociedad e incluso, los ha profundizado, aumentando la  desigualdad, la pobreza, el desempleo, y el déficit fiscal. La pandemia sólo incrementó una serie de problemas que ya existían, adelantando el proceso de deterioro social que nuestro país vivía y despertando el malestar en una enorme multiplicidad de sectores. La violencia que hoy vemos brotar en las calles del país, es, en gran medida, consecuencia de la violencia estructural que se ejerce cotidianamente contra cada vez más sectores de la población desde hace décadas, a quienes se les ha despojado paulatinamente de las condiciones y oportunidades mínimas para garantizar su subsistencia y una vida digna .

Así, en procura de la paz, de la justicia y del bienestar común, consideramos necesarios los siguientes puntos como bases de forma para un proceso de diálogo serio: 

  1. Que la Presidencia de la República convoque a una mesa de trabajo unificada entre sectores (cooperativas, sindicatos, pescadores, académicos universitarios, agricultores, mujeres, estudiantes, líderes de las movilizaciones, cámaras empresariales), de forma pública, con plazos claros, con mecanismo de votación, que incluya a las representaciones legislativas y que puntualice los entes responsables de ejecutar los acuerdos, y que estos sean vinculantes.
  2. Que las autoridades del Poder Ejecutivo, del Banco Central y del Poder Legislativo se comprometan públicamente a respetar los acuerdos a los cuáles llegue esta mesa de trabajo.
  3. Que el objetivo de esta mesa de trabajo sea la atención de las causas estructurales del déficit fiscal que sufre el país, con una firme orientación hacia la protección del Estado Social de Derecho. Es posible identificar al menos cuatro causas estructurales del deterioro financiero que sufren las finanzas públicas actualmente: a- Altos niveles de fraude fiscal, b- Sistema tributario regresivo, c- Economía poco dinámica y destrucción del tejido productivo, d- Mal uso de fondos públicos debido a portillos y redes de poder que facilitan la corrupción. Estas causas fueron magnificadas por la pandemia del COVID-19 pero ya existían previamente. Si queremos resolver de manera real y eficiente el problema de las finanzas públicas, debemos atacar sus causas estructurales.

A su vez, proponemos las siguientes iniciativas de fondo como elementos necesarios a considerar en esta mesa para el abordaje de las finanzas públicas: 

  1. Que el Banco Central de Costa Rica aporte un máximo del 20% de sus Reservas Monetarias Internacionales para adquirir bonos del Gobierno Central. Esta acción puede aminorar las necesidades de crédito externo que requiere el país.
  2. Que no se promuevan despidos de funcionarios públicos como una medida para atender la crisis. Esta medida aumentará la tasa de desempleo nacional y conducirá a la crisis a miles de familias que dependen de estas personas funcionarias para tener comida en sus casas (maestros, policías, conserjes, cocineros, oficinistas, profesionales). Asimismo, esto se traducirá en el deterioro de los servicios que el Estado brinda a toda la población. Necesitamos reconstruir el tejido productivo y apoyar a las familias trabajadoras del sector privado, de nada sirve andar cazando personas trabajadoras del sector público.
  3. Que se avance en la agenda derivada de la investigación legislativa de los Papeles de Panamá. La Asamblea Legislativa debe conocer el informe que, luego de 3 años, se ha negado a abordar y aprobar, y los nuevos proyectos de ley que han surgido recientemente para combatir el fraude fiscal (Expediente 20.437, Expediente 21.414, Expediente 21. 184, Expediente 21.769). 
  4. Que se promueva la consolidación de un sistema tributario progresivo en donde “el rico pague como rico y el pobre como pobre”. En esta dirección se puede considerar aumentar los tramos del impuesto sobre la renta únicamente en los tramos de mayor riqueza e implementar la Tasa Tobin únicamente en grandes transacciones. Bajo ningún motivo se deben cobrar más impuestos a los hogares más pobres de Costa Rica ni a la clase media endeudada y empobrecida. A su vez, se sugiere impulsar los siguientes expedientes legislativos: Expediente 22.034, Expediente 21.883, Expediente 22.166, Expediente 20.391, sumado a la iniciativa de Renta Global. 
  5. Que se garantice el mejor uso de los fondos públicos combatiendo la corrupción y mejorando los procesos internos de las entidades. No se trata de destruir el Estado Social de Derecho sino de mejorarlo. Deben revisarse los montos de alquiler multimillonarios, los procesos de licitación de obra pública y los expedientes legislativos derivados de la investigación del Cementazo para combatir la corrupción (Expediente 20.604, Expediente 19.439, Expediente 19.736, Expediente 18.755).

Costa Rica atraviesa hoy una de las peores crisis económicas, sanitarias, políticas y sociales de su historia reciente. Es momento de que el Gobierno de la República se comporte a la altura de las circunstancias, y democratice la discusión y las decisiones políticas, incorporando todas las voces para lograr encontrar soluciones reales, eficientes y estructurales.

Deja un comentario